Lector de radio frecuencia RFID

Estas aquí:
<< Regresar

RFID (Radio Frequency Identification o Identificación por Radio Frecuencia) es un sistema para identificar objetos a distancia de forma efectiva y captura los datos en forma automática. Nació en los años 60 pero se comenzó a popularizar en los años 80.

Para funcionar el sistema se necesita de un equipo de computo conectado a un lector o reader el cual se comunica a través de ondas de radio a una antena para la escritura de datos en los transmisores, mejor conocidos como Tags, Transponders o etiqueta.

Lector de RFID.

El principal objetivo de un lector de RFID es emitir y recibir señales de ondas de radio, convirtiendo las señales de los tags en un formato legible para las computadoras.

El lector es necesario para transmitir energía al tag, para recibir desde el tag los datos correspondientes a las comunicaciones, y para separar estos dos tipos de señales. Los lectores RFID pueden suministrar energía a los tags. Entre sus funciones esta manejar las respuestas de los tags al responder simultáneamente a su petición. A esto se le conoce como procesamiento anti-colisión y se realiza a través de la electrónica del lector utilizando su software.

La comunicación entre lector y tag puede utilizar cualquiera de las cuatro bandas de frecuencia: baja, alta, ultra alta, y de microondas.

Transponders o tags

Consiste de un chip más pequeños que un grano de arena que contiene una pequeña antena emisora. Los receptores de baja frecuencia emiten ondas de radio a una distancia de hasta unos dos metros y suelen ser pasivos mientras los receptores de media y de alta frecuencia son capaces de alcanzar hasta 100 metros y suelen ser activos.

Algunos chips pueden albergar gran cantidad de información, aunque la mayoría únicamente permite su lectura, existen aquellos que pueden añadir datos. Estas etiquetas se pueden leer a través de muchos materiales, salvo metal o agua, aunque ya existen etiquetas lavables.

Por obviedad, a mayor complejidad y potencia, más caro resulta el dispositivo, en adición a ello otro inconveniente para su popularización es la variedad de sistemas RFID.

La tecnología RFID es aplicable en los chips de identificación que llevan nuestras mascotas bajo la piel, sistemas de acceso a zonas restringidas para empleados, peajes en las carreteras que no requieren el frenado de los vehículos, facturación de equipajes, etc. Los últimos DNI (Documentacion Nacinal de Identidad) de España y Alemania también utilizan esta tecnología para la identificación de las personas pues llevan incorporados una tarjeta rfid.

Existen dos tipos de transponders los cuales se explican a continuación:

  • Tarjetas Rfid Pasivas: Las tarjetas pasivas se caracterizan porque dependen de una fuente de energía externa, usa el campo electromagnético que produce la antena del reader se induce una corriente en su circuito integrado permitiendo la ausencia de una batería y se activa al reflejar las ondas del dispositivo lector o scanner. La corriente requerida por el chip es tan baja, que lo inducido por el campo electromagnético basta para activarlo, completar un protocolo de comunicación y enviar información de vuelta a la antena. Son las más baratas y la distancia a la que puede leerse su información es menor. Además también pueden ser desechables.
  • Tarjetas Rfid Activas: Las tarjetas activas no requieren de una fuente de energía externa sino que tienen incorporada una batería que las alimenta. A diferencia de las pasivas, son más caras pero también tienen mayor alcance de lectura y capacidad de almacenamiento de datos. Aparte de esto, están mejor diseñadas para funcionar a sensores de temperatura, luz, humedad, etc.

Última actualización: octubre 30, 2018

Deja un comentario

Facebook
Facebook
LinkedIn
YOUTUBE
YOUTUBE